Pompeia Life - natural health & bodycare
EL BLOG DE POMPEIA LIFE

Virus del papiloma humano: causas y claves de esta infección

Índice de contenidos

Muchos de nosotros habremos oído hablar sobre esta enfermedad o hacer referencia a ella en alguna ocasión pero, ¿sabes realmente qué es el virus del papiloma humano o VPH?

Se trata de una infección de transmisión sexual o ITS causada por alguno de los 40 tipos de virus del papiloma humano que, de entre los más de 100 existentes, pueden afectar al ser humano. 

Esta infección es viral y sus síntomas, manifestaciones clínicas o afecciones relacionadas varían enormemente de un huésped a otro, dependiendo mucho de las individualidades de cada persona.

Causas del virus del papiloma humano ¿Cómo se contrae esta infección?

El virus del papiloma humano o VPH se transmite de una persona a otra, sea hombre o mujer, mediante el contacto piel con piel al mantener relaciones sexuales sin protección con un indivíduo afectado por esta infección. 

Ya sea mediante sexo anal, vaginal u oral, esta infección puede penetrar en el cuerpo a través de una zona dañada de la piel, como puede ser una pequeña herida o desgarro.

Existen diversas situaciones en las que es más probable contraer este virus, así como factores de riesgo que pueden hacer que las condiciones de una persona la hagan más propensa a infectarse de VPH tras la exposición al virus.

Factores de riesgo de contagio del virus del papiloma humano

  • Número de parejas sexuales:

El número de parejas sexuales es un factor clave en la transmisión del VPH. Diversos estudios llevados a cabo a lo largo de los años, incluyendo investigaciones por parte del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), señalan que el riesgo de adquirir el VPH aumenta con cada pareja sexual nueva.

  • Antecedentes de ITS:

Investigaciones como las publicadas en la prestigiosa revista científica “Sexually Transmitted Infections”, constatan que las personas con antecedentes de infecciones de transmisión sexual tienen un mayor riesgo de contraer el virus del papiloma humano. La coexistencia de ITS puede aumentar la vulnerabilidad a nuevas infecciones.

  • Pacientes en tratamiento inmunosupresor o con sistemas inmunes debilitados:

Los sistemas inmunes debilitados anulan los mecanismos de defensa que un organismo “funcional” podría utilizar para protegerse ante una infección como esta. 

  • Contacto personal

Se ha demostrado la posibilidad de la transmisión del virus del papiloma humano a través del contacto personal cercano. Las relaciones sexuales y el contacto piel con piel son las vías de transmisión más comunes. Además, existen investigaciones que respaldan que el riesgo de contagio aumenta según la duración del contacto.

Cuáles son los síntomas del virus del papiloma humano

Para el 80% de las personas, el virus del papiloma humano no provoca ningún síntoma y este es eliminado por el cuerpo sin que el huésped sea siquiera consciente de haberlo tenido.

En las ocasiones en las que el VPH provoca una infección persistente, este virus puede tener consecuencias para la persona afectada, como por ejemplo:

  • Verrugas

Estas lesiones de la piel pueden aparecer ser de diferentes tipos según sus características y la zona afectada, como por ejemplo verrugas genitales, verrugas comunes, verrugas plantares o verrugas planas. Existen diferentes procedimientos para eliminarlas, pero siempre han de ser llevados a cabo o recomendados por un especialista cualificado.

  • Lesiones orales o de las vías respiratorias superiores

En algunos casos, la infección por el virus del papiloma humano provoca lesiones en la zona de la lengua, el paladar, las amígdalas, el paladar blando o incluso en la laringe y la nariz.

  • Cáncer

Desgraciadamente, en algunos casos el virus del papiloma humano puede llegar a provocar diferentes tipos de cáncer, principalmente el de cuello uterino, pero también el de genitales, ano, boca y vías respiratorias superiores.

 ¿Cómo puedo saber si tengo el virus del papiloma humano?

La detección temprana es clave para prevenir complicaciones a largo plazo. Por ello, ante cualquier duda, lo mejor que podemos hacer es acudir a los que más saben: los profesionales de la salud.

Ellos disponen de los conocimientos necesarios para determinar nuestro estado, valiéndose de diferentes métodos y pruebas diagnósticas para prevenir y luchar contra el virus del papiloma humano, como por ejemplo:

  • Pruebas de Papanicolaou (Pap):

La prueba de Papanicolaou es una herramienta fundamental en la detección del VPH. Detecta cambios celulares anormales en el cuello uterino y, combinada con pruebas específicas para el VPH, permite obtener resultados todavía más precisos. 

Los profesionales médicos destacan la importancia de las pruebas Pap en la detección temprana de lesiones precancerosas y cancerígenas relacionadas con el virus del papiloma humano.

  • Pruebas de virus del papiloma humano:

La prueba de VPH de alto riesgo busca la presencia de cepas específicas que se asocian comúnmente con el desarrollo de cáncer cervical. Está indicada en mujeres mayores de 30 años, ya que es más concreta y puede ayudar a determinar el riesgo de problemas cervicales.

  • Revisiones regulares:

V2 Los exámenes clínicos regulares son cruciales, ya que la pronta detección de la infección por VPH es de suma importancia.

En el caso de las mujeres, las revisiones más recomendadas para esta afección son las ginecológicas, ya que el virus del papiloma humano en mujeres puede tener complicaciones específicas.

Mediante evaluaciones visuales y físicas del cuello uterino, pueden detectar cualquier anomalía y realizar las pruebas diagnósticas necesarias para confirmar o descartar las sospechas. 

El virus del papiloma humano en hombres supone, por lo general, un riesgo significativamente menor. No obstante, ellos también deben someterse a controles periódicos, en su caso, por parte del médico especialista en andrología. Esto es muy relevante, especialmente según el número de parejas sexuales, tanto por las consecuencias que esta infección pueda implicar para su propia salud como para evitar el posible contagio a otras personas..

Virus del papiloma humano en mujeres

Ya hemos visto que el VPH es una infección común de transmisión sexual que afecta a hombres y mujeres sin distinción. Pese a esto, hay ciertas particularidades que tener en cuenta a la hora de hablar del virus del papiloma humano en mujeres, dado que puede implicar complicaciones específicas para el organismo femenino.

El VPH en mujeres está estrechamente asociado con el desarrollo de lesiones en el cuello uterino, lo que puede derivar en cáncer cervical si no se detecta y trata a tiempo.

Como ya mencionamos, la detección temprana mediante los mecanismos de los que disponen los profesionales de la salud, es fundamental para poder identificar cualquier posible lesión precancerosa y reducir el riesgo de cáncer cervical.

También debemos considerar otras manifestaciones de la infección, como son las anteriormente mencionadas verrugas. Estas lesiones no suelen derivar en cáncer, pero afectan a la calidad de vida y la salud íntima de las mujeres.

Lo más importante a tener en cuenta es que, ante cualquier sospecha de virus de papiloma humano en mujeres e independientemente de la gravedad, la mejor opción es recurrir a un profesional de la salud que pueda establecer un diagnóstico y un tratamiento apropiado.

Virus del papiloma humano en hombres

Aunque se tiende a asociar el VPH principalmente con las mujeres, también es necesario reconocer la incidencia del virus del papiloma humano en hombres.

Pese a que en muchos casos la infección no presenta síntomas evidentes, también puede tener consecuencias graves.

El virus del papiloma humano en hombres está vinculado principalmente con el desarrollo de verrugas de diferentes tipos y en diferentes zonas, siendo más comunes las verrugas genitales.

En casos concretos, la infección de VPH también puede derivar en el desarrollo de diferentes tipos de cáncer, principalmente el cáncer de pene y cáncer de ano.

Aunque las complicaciones graves son menos frecuentes que en mujeres, no debemos subestimar el impacto en la salud del virus del papiloma humano en hombres.

Prevención

Tras analizar las particularidades de la infección provocada por el VPH tanto en mujeres como en hombres, la primera pregunta que nos asalta es, ¿cómo evitar la infección del virus del papiloma humano?

Actualmente, los organismos de la salud pública basan su línea de acción en dos pilares fundamentales: 

Vacunación contra el virus del papiloma humano:

Desde hace más de 15 años, disponemos de vacunas que ayudan a prevenir la infección por VPH y algunos de los tipos de cáncer relacionados con los casos más graves que puede llegar a provocar esta afección.

Cabe destacar que la vacunación ha demostrado su eficacia en la prevención del virus del papiloma humano tanto en hombres como en mujeres, por lo tanto ambos géneros pueden ponérsela si cumplen con los requisitos necesarios.

Estas suelen tener una mayor eficacia cuando se administra en preadolescentes en el rango de edad de entre 9 y 12 años, ya que tienen una mejor respuesta inmunitaria a la vacuna.

También se pueden administrar en adultos jóvenes de entre 13 y 26 años, que no se hayan vacunado o que no hayan recibido todas las dosis.

La eficacia de las vacunas contra el VPH empieza a reducirse significativamente a partir de los 18 años. Tanto es así que, llegados los 26 años, la vacunación contra el virus del papiloma humano deja de estar recomendada ya que se considera que en este punto no proporciona beneficio alguno.

La estrategia de vacunación ha demostrado ser de gran utilidad, bajando la incidencia de infecciones por VPH en países en los que se ha implementado en el calendario vacunal.

Educación y concienciación sobre el virus del papiloma humano

La educación es esencial para prevenir la infección contra el VPH. Debemos concienciar a la población desde una temprana edad sobre la correcta utilización del preservativo como método barrera ante esta infección y otras afecciones de transmisión sexual.

También es importante transmitir la relevancia de la educación sexual ofreciendo información veraz sobre los riesgos y consecuencias de tener actitudes poco seguras en este ámbito. Algo especialmente importante en una época en la que la desinformación se expande rápidamente por medios como las redes sociales.

Concienciar a los jóvenes da como resultado una sociedad responsable y consciente de que la salud y la seguridad son primordiales a la hora de disfrutar de la sexualidad, y que nuestra salud no se vea perjudicada por ello.

La importancia de perder el miedo a hablar de la salud íntima

Romper los tabúes sobre la salud íntima es un pilar fundamental para poder gozar de bienestar y ayuda enormemente en la prevención y control de enfermedades como el virus del papiloma humano.

En relación con el VPH, este aspecto cobra una gran importancia, ya que rompe barreras que dificultan la pronta detección de la infección y el tratamiento preventivo que evita las peores consecuencias de esta infección.

Tanto jóvenes como adultos debemos hablar sin tapujos de un tema tan fundamental como la salud íntima, ya que influye en nuestras vidas tanto como cualquier otro aspecto relacionado con nuestro bienestar.

ENVIAR UN COMENTARIO